relojes blogs

4.4.12

El jugador de blackjack que arruinó a un casino


Comparte esta historia en:

Hace un año, el casino Tropicana de Atlantic City (Nueva Jersey, Estados Unidos) tuvo pérdidas. La culpa era de una única persona: un tipo con apariencia de oficinista normal, llamado Don Johnson, que en una sola noche le ganó a la casa seis millones de dólares jugando únicamente al blackjack.

No era el único casino que desplumaba este virtuoso de las cartas: en seis meses la Bestia del Blackjack, como lo llaman en los casinos de su país, había ganado unos 15 millones de dólares jugando a este juego que solo requiere sumar cartas hasta acercarse lo máximo posible al número 21 sin pasarse.

Ahora que ha pasado un año de esa histórica concatenación de improbables victorias, la revista The Atlantic ha recuperado el caso, aportando detalles sobre cómo este hombre de negocios de Pennsylvania fue capaz de ganar cinco millones en el casino Borgata antes de sacarse otros cuatro en el Caesar's Palace, a sumar a los seis del Tropicana.

En el texto, el consejero ejecutivo del Tropicana, Mark Giannantonio, recuerda cómo esos seis millones perjudicaron seriamente al local y trastocaron sus ganancias hasta que se quedó como el segundo casino menos rentable de Atlantic City. Ya conocían el talento de Johnson con las cartas; le habían puesto un límite de 100.000 dólares por mano, para que no apostara más (lo cual no deja de ser algo medianamente considerado: otros casinos del mundo le han prohibido su entrada).

Pero estaban desesperados. Muchos casinos llevan dos años acusando la crisis económica, perdiendo miles de millones en cada ejercicio fiscal, y tenían que hacer algo. Así se volvieron a las llamadas ballenas —los jugadores más expertos—, los que podían hacerles ganar mucho dinero, pero también perderlo, con lo elevado de sus apuestas. Los atrajeron ofreciéndoles regalos y cosas gratis. Johnson tomó nota.

Aquella noche de marzo de 2011, en la que se le vio jugando una mano de blackjack por minuto con apuestas de 400.000 y 800.000 dólares, disparó las alarmas. Entre las docenas de espectadores que acudían a contemplar el inmenso paisaje de fichas que acumulaba en mesa, se pudo ver a varios de los managers del local, estudiando a Johnson, quizá rezando, por si acaso estuviera haciendo trampas. No las estaba haciendo. Era así de bueno. Cuando acabó la noche, se llevó los seis millones. Y el Tropicana cerró en números rojos.

Hoy, el estilo de vida de Johnson no ha cambiado mucho a como era antes de convertirse en millonario. Lo que sí ha cambiado es su vida social. Ahora se le puede ver en fiestas con Charlie Sheen o Jon Bon Jovi, o incluso organizando la fiesta de cumpleaños de Pamela Anderson.

0 Comentarios :

¿Quieres comentar algo?




Estado del blog

entradas
comentarios
1.467 followers
168 seguidores
 días online



Comentarios recientes

 
© Copyright 2009 - 2015 | Contacto | Seguir este blog | Sobre mi | Facebook | Twitter | LinkedIn | Mapa del sitio | Tienda | Conversor | RSS |

@duque71 2015