relojes blogs

1.4.12

El acertijo de la Galería Linder


Comparte esta historia en:
foto: Mysteriousmasterpiece.com
En no pocas ocasiones, ciertas obras de arte parecen "conspirar" para dificultar la labor de los investigadores. Es lo que ocurre, precisamente, con una singular pintura conocida como 'Interior de la Galería Linder', datada en la primera mitad del siglo XVII, y que hoy forma parte de una colección privada.
A primera vista parece una obra convencional, similar a otros "interiores de galerías" de aquellas fechas, y en los que se representaban multitud de pinturas colgando de los muros, acompañadas por objetos como globos terrestres, mapas y 'naturalia': flores, conchas y algunos animales.

Sin embargo, un vistazo detenido a esta obra pronto saca a relucir que no es como las demás. Aquí no hay 'naturalia', y en su lugar vemos, tanto a derecha como a izquierda, sendas mesas cubiertas por instrumentos matemáticos y científicos.
Además, hay una tercera mesa —en este caso octogonal­— que llama la atención en el centro de la pintura. Es distinta a las demás no solo porque la perspectiva no coincide —como si el autor quisiera llamar nuestra atención—, sino porque los objetos representados sobre ella también son diferentes.
Hay compases, lentes, plumas, un reloj de arena, un libro de dibujos abierto, así como varias medallas con representaciones de artistas célebres como Durero, Miguel Ángel o el arquitecto Bramante, además de matemáticos como Girolamo Cardano.
Vemos también un astrolabio, un globo celeste y dos libros de astronomía escritos por Johannes Kepler: el Tabulae Rudolphinae y el Harmonices Mundi. Por último, y justo en el vértice central de la mesa octogonal, descansa una página con un diseño singular.
En este diagrama se observan tres sistemas cósmicos: el geocéntrico ptolemaico, el heliocéntrico copernicano, y el defendido por Tycho Brahe. Bajo ellos, una enigmática frase en latín: "Aly et Alia Vident".
Para aumentar la complejidad, apoyándose en la mesa vemos la figura de un anciano con barba, a cuyos pies parece dormir una mujer de vestidos clásicos que lleva en la mano una paleta y varios pinceles.
Sin duda, la compleja iconografía de la pintura constituye todo un acertijo, un puzzle capaz de poner a prueba a las mentes más despiertas.

foto: Mysteriousmasterpiece.com
Y eso es, precisamente, lo que le ocurrió a Michael John Gorman, conservador de la Galería de la Ciencia del Trinity College de Dublín, quien ha dedicado buena parte de los últimos años a estudiar a fondo el enigma que rodea al 'Interior de la Galería Linder'.
Cuando Gorman descubrió la pintura se obsesionó hasta tal punto que se propuso desentrañar todos sus secretos, creando una página web y escribiendo numerosos artículos y un libro sobre la obra.
Gracias a un escudo familiar que aparece representado en el cuadro, hoy sabemos que la pintura perteneció originalmente y fue encargada por Peter Linder, un adinerado comerciante alemán que residía en Milán.
En esa misma ciudad vivía también Mutio Oddi, un matemático que fue profesor de Linder y que, curiosamente, aparece representado en uno de los medallones dispuestos sobre la mesa octogonal.
Con estos datos, Gorman cree que el enrevesado mensaje de la pintura fue ideado por Oddi. Pero, ¿qué quiso transmitir? Una de las claves podría estar en la mesa octogonal del centro.
Como ya dijimos, allí se encuentra el diagrama con los tres sistemas cosmológicos, rematados por la frase "Aly et alia vident" que, más o menos, vendría a significar "Otros lo ven de distinto modo".
En opinión de Gorman, los objetos de la mesa y el diagrama hacen referencia a las distintas interpretaciones sobre el Cosmos que se estaban discutiendo en aquellos años, poco antes de que tuviera lugar el célebre juicio de la Inquisición contra Galileo.

foto: Mysteriousmasterpiece.com
En cuanto al anciano y la mujer, serían una personificación de la 'pictura' y el 'disegno', es decir, la pintura y el diseño.
Por esta razón, la obra sería una reivindicación de la importancia de las "artes matemáticas", que entonces incluían disciplinas como la astrología y la astronomía, y que se consideraban ramas del 'disegno', útiles para trazar tanto cartas celestes como planos en perspectiva.
Gorman va aún más allá, y se atreve a identificar al anciano con el mismísimo Kepler, basándose en la presencia de dos de sus libros y en la similitud de la apariencia física del hombre.
En todo caso, no hay certeza absoluta. Y lo mismo sucede con el artista que plasmó este complejo mensaje. Aunque, al menos, tenemos algunos "sospechosos".
El principal es el pintor flamenco Jan Brueghel el Joven, pues estuvo en Milán a comienzos de la segunda década del siglo XVII, y pudo conocer a Oddi y a Linder, ya que tenían amigos comunes.
Sin embargo, la obra se hizo poco después del regreso de Brueghel a su patria natal y tiene diferencias en el estilo. ¿Hizo el flamenco la pintura en colaboración con otro artista, o fue alguno de los alumnos de su taller?
Ese es un interrogante que, al menos por el momento, sigue resistiéndose a ser resuelto.

 enlace

2 Comentarios :

Osmar Ribeiro dijo...

excelente post!
Yo no sabía, interesante historia
****************************************
Abrazos fuertes

Antonio dijo...

Que tal Osmar!
Yo creo que cualquier historia que se desarrolle en una galería siempre tiene su punto de romanticismo y misterio.

Muchas gracias por tu participación en este humilde blog

¿Quieres comentar algo?




Estado del blog

entradas
comentarios
1.467 followers
168 seguidores
 días online



Comentarios recientes

 
© Copyright 2009 - 2015 | Contacto | Seguir este blog | Sobre mi | Facebook | Twitter | LinkedIn | Mapa del sitio | Tienda | Conversor | RSS |

@duque71 2015